El Juzgado de Guardia de Oviedo ordena el traslado al hospital de una mujer que había sobrepasado la semana 42 de embarazo y quería dar a luz en su domicilio, por si fuera necesario un pacto inducido

El Juzgado de Guardia de Oviedo ordena el traslado al hospital de una mujer que había sobrepasado la semana 42 de embarazo y quería dar a luz en su domicilio, por si fuera necesario un pacto inducido

El juzgado de Instrucción nº1 ha aceptado en un auto la solicitud remitida por los servicios médicos del HUCA valorando exclusivamente el informe donde señalaban que existía «riesgo de hipoxia fetal y muerte fetal intrauterina»

 

El Juzgado de Instrucción nº 1 de Oviedo, en funciones de guardia ha ordenado el ingreso obligado en el Hospital Universitario Central de Asturias «para la práctica, de ser preciso, de un parto inducido» de una mujer residente en Oviedo que, habiendo sobrepasado la semana 42 de embarazo, quería da a luz en su domicilio.

El juzgado de Guardia de Oviedo recibió a las 13,15 horas de ayer una solicitud firmada por el Subdirector de Servicios Quirúrgicos y Críticos del HUCA, previniendo acerca de la necesidad de ingreso en el centro hospitalario para la inducción inmediata del parto de una señora domiciliada en Oviedo «sugiriendo, la adopción de orden de ingreso obligado para la práctica inmediata de parto inducido», en dicho centro sanitario.

Dicha solicitud venía acompañada de un informe del Jefe de Sección de Obstetricia del HUCA, en el que se relataba el historial de controles de embarazo y visitas a dicho servicio que, según manifiestan, quedaron interrumpidas a voluntad de la mujer en la semana 35+2, pese a la insistencia del servicio en que se retomaran. En dicho informe se reflejaba que ante el cálculo de que la mujer se encontraría en la semana 42+3 de embarazo, si el parto no se realizara en el hospital existiría «riesgo de hipoxia fetal y muerte fetal intrauterina».

Valorando exclusivamente el contenido de dicho informe, el Juzgado aceptó la solicitud y dictó a las 3 de la tarde de ayer un auto en el que ordenaba el traslado en un vehículo medicalizado y posterior ingreso de la mujer en el hospital para un pacto inducido si procediera. El auto se notificó a la paciente, se puso en conocimiento de los solicitantes y se trasladó a la Policía Local de Oviedo que fue la encargada de ejecutar esa orden, presentándose en el domicilio de la mujer.

Tras una primera reticencia inicial a dicho traslado, reflejada en el atestado policial remitido posteriormente al Juzgado de guardia, la mujer accedió a ser trasladada al HUCA donde quedó ingresada a las 17,30 horas del miércoles.

 

AUTOR: COMUNICACIÓN PODER JUDICIAL

 

Este sitio web utiliza cookies mejorar la experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies